Páginas

domingo, 10 de febrero de 2013

Grumo, el grumete


Grumo, el grumete

¡Rayos, truenos y centellas!
Hay una terrible tormenta.
Gritan hombres y doncellas:
-¡Este barco no lo cuenta!

Grumo, el gran grumete,
cae al mar por estribor,
y se pega un buen cachete:
-¡Ay, mi madre, que dolor!

El grumete ha naufragado.
Poco a poco se despierta,
y se queda fascinado:
-¡Es una isla desierta!

Cuatro pasos hacia el norte,
y otros cuatro hacia al sur.
Grumo se lleva un corte:
-Jo, no cabe ni un yogur.

Ve un coco en la palmera.
Lanza un canto con destreza,
y le acierta a la primera.
-¡Ay, mi coco, mi cabeza!

Pasan meses y estaciones,
lleva barba hasta los pies,
y la ropa hecha jirones.
-¡Y ni un barco a la de tres!

Grumo está muy aburrido
de enfocar su catalejo
y de comer tan repetido:
-¡Otra sopa de cangrejo…!

Grumo escribe su epopeya.
¿Quién leerá su mensaje?
Lanza al mar la botella:
-¡Qué tengas un buen viaje!

Pasan años a porrillo.
De pronto, oye un chapoteo.
Vocea un pulpo de amarillo:
-¡Tiene botella, tiene correo!

Quita el corcho con entusiasmo,
asoma el ojo despacito,
y a Grumo le da un espasmo:
-¿Sobres de tomate frito?

Lee la carta hasta el final:
«…podrás variar tu comida.»
Y suelta un grito descomunal:
-¡Ahora SÍ que esto es vida!

12 comentarios:

  1. ¡Qué bueno cuentista! Me encantan tus historias con rima, me he reído un rato con tu grumete. Siempre me sorprendes con tu facilidad para montar historias tan divertidas. Felicidades Fernando eres fantástico.

    Un biquiño amigo

    ResponderEliminar
  2. Estupendo, como de costumbre. Eres grande!

    ResponderEliminar
  3. Que gran tipo tu grumete
    Que vida tan aburrida
    Menos mal que lo conformas
    cambiando hoy su comida.

    Amigo, esto es hermoso
    es un cántico a la vida
    mirá que caer al mar
    y hallar una isla perdida.

    Muy bueno lo del correo
    con ese pulpo amarillo
    Fernando, sigo pensando
    que estas un poco loquillo.

    Amigo ya me despido
    muy feliz este domingo
    que lindo momento pase
    gracias por esta alegría.

    Un gran abrazo amigo.
    Luis

    ResponderEliminar
  4. A veces, las soluciones que esperamos no son las que nos llegan...pero bueno, Grumo se conformó, y eso es lo que importa. Justamente estaba mirando aquí la película del náufrago, con Tom Hanks, y se me apareció el grumete barbado, ja ja. Saludos, maestro.

    ResponderEliminar
  5. Fernando, cómo me gustan tus poemas.
    Me siento grande y pequeña cuando leo tus imágenes y tus rimas.
    Un besazooo grande. Por hacerme pasar momentos mágicos con tus lecturas.

    Amparo M.A.

    ResponderEliminar
  6. Lúa, Aurora, Moli, Hugo, Pedro, Petra, un millón de gracias!!
    Y un fuerte abrazo para todos!!

    ResponderEliminar
  7. ¡Cangrejo con tomate frito!
    En cuanto se malicie....:
    ¡Pulpo con tomate rico!
    Al tiempo.
    No es por nada, por no repetirse.
    Tan aburrido tener que cocina todos los días.
    Te entiendo, Grumo.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  8. Ese pulpo amarillo lo deberíamos emplear en este país en donde no funciona ni el correo. Siempre me sacas una no sonrisa sino una sonrisota. Gracias, yo no se nada de prosas ni poesías pero me encantó.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Javier, Ana, Alexiev!
    Os envío abrazos en botellas lanzadas al mar.

    ResponderEliminar
  10. Son geniales tus poemas infantiles, Fernando. Lo mejor es que lo disfrutamos todos, con sonrisa limpia y feliz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Este blog también se alimenta de tus palabras. Gracias por comentar.