Páginas

martes, 29 de enero de 2013

Spiral, el caracol


Spiral, el caracol

Spiral es muy despistado.
Un día quiso ver el mar,
dejó su casa en cualquier lado
y se fue derecho a nadar.

Durante un buen rato
se entretuvo con un pez.
¡Qué no soy tu plato!,
le dijo una y otra vez.

Regresó del mar, cansado,
y miró tras un arbusto…
¡Su casa había volado!
¡Madre mía, qué disgusto!

Buscó por todo el mundo,
desde Lima hasta Formosa.
Parecía un vagabundo
con aspecto de babosa.

De pronto, sin previo aviso,
le cayó un gran chaparrón.
Era un hombre de pelo liso
que lloraba mogollón.

-Perdí mi barca en la marea,
y nunca más podré pescar.
-Creo que tengo una idea…,
dijo Spiral, sin pestañear.

Se subió en un anzuelo
y el hombre lanzo la caña.
-Qué magnífico señuelo,
y qué tipito, vaya maña.

Desde el fondo de un barranco
Se aproximó un chanquete.
Detrás vino todo el banco:
-¡Caracoles, qué banquete!

Cuando se llenó el cesto
fueron corriendo al mercado.
Escogieron un buen puesto
y vendieron todo el pescado.

En poco tiempo, Spiral,
como experto marinero,
consiguió un gran capital
en su barco, el Col I.

Compró una casa de tortuga
rodeada de faroles,
Se casó con una oruga
y tuvieron orugoles.

18 comentarios:

  1. ¡Que bueno! Dan ganas de cantarlo a medida que lo vas leyendo igual que con la gran Gloria Fuertes. Es genial cuentista, fresco lleno de buen humor y con mucha ternura. Una vez más has arrancado una sonrisa a la niña que viaja dentro de mi. ¡Bravo!

    Un biquiño amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gloria Fuertes, qué fuerte!
      Gracias amiga, saber que has sonreido es lo mejor.
      Un biquiño.

      Eliminar
  2. ¡Qué grande, Fernando! ¡Qué bueno!

    Me pregunto si nunca has pensado en llevar todas estas piezas a un libro ilustrado. Sin duda, merecen más difusión.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Pedro.
      Pensado está... esperemos ver algo publicado de este cuentista alguna vez.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  3. Plas, plas, plas!!! Bravo!!! Uno más para tu colección.

    ResponderEliminar
  4. Precioso Fernando, con un buen ritmito lo vas leyendo y casi, casi, cantando. Bueno porque yo no canto, sino seguro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yashira!
      Pues el que canta sus males espanta. Así que ya sabes...
      Muchas gracias por tu amabilidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Para los que piensan que lo han perdido todo cuando pierden su casa... Spiral pareció que hasta perdía su identidad, pero se sobrepuso con imaginación, valentía y generosidad. Grande, cuentista!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Hugo!
      Me encanta el extracto que haces de mis cuentos, consigues descubrir hasta lo que mi propio subconsciente me oculta.
      Grande tú, amigo!
      Gracias, una vez más.
      Abrazo.

      Eliminar
  6. Pobrecito el caracol, que sin casa se ha quedado
    solo por un chapuzón, la marea lo ha llevado
    por llego Fernandito que en su cuento, lo ha salvado
    le presentó una tortuga, que su casa le ha alquilado
    y oruga señor, para tenerlo casado.
    ahora quisiera saber ente tanto "¡Ole, Ole!"
    Que cosa podrán ser
    los llamados "Orugoles"...

    Sigue así querido amigo
    regalándonos tu dulzura
    que me siento muy feliz
    me contagias tu locura.

    Un abrazo
    Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. BRAVO, MOLI!
      Me emociona tu entusiamo, amigo mío. Es fantástico. Espero que sigamos siendo unos locos felices durante mucho, mucho tiempo.
      Un abrazo, Luis.

      Eliminar
  7. Fernando:
    ¡Qué bueno!
    Es muy tierna la historia y -además- motivadora.
    Fíjate lo que ha generado Luis al influjo de tu historia de Spiral.
    Siempre me alegra el esp´ritu leer tus historias para niños, que incluyen al que llevamos todavía dentro nuestro.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Arturo!
      Creo que hay que esforzarse en reir, siempre. Ese es el camino. Los niños así lo hacen, hasta que les "enderezamos".
      Muchas gracias por pasarte a verme, amigo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Simpático, tierno y entretenido . Siempres es grato volver a sentirnos niños.
    Saludos desde Colombia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Susana!
      Muchas gracias por tus amables palabras. No abandones nunca a tu niña.
      Un afectuoso saludo a Colombia y un abrazo para ti.

      Eliminar
  9. Estupendo ejemplo de cómo abandonar el valle de las excusas.
    Todos llevamos en nuestro interior las herramientas necesarias para cambiar y re- iniciar nuestra mente, de dirigir nuestra travesía en la vida.
    GRACIAS CUENTISTA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti!!
      Claro que sí, todo es posible.
      Un besito.

      Eliminar

Este blog también se alimenta de tus palabras. Gracias por comentar.