Páginas

viernes, 21 de diciembre de 2012

Va a ser que no


 
Va a ser que no



Y ahí está, tendiendo la ropa, tan tranquila. ¿Será posible?
-¡María!
Nada, que no me oye…
-¡María, que solamente faltas tú!
A ver que le digo yo ahora a los demás. Se van a llevar un disgusto…
-¡María, que te están esperando!
Con lo que me ha costado convencer a los chinos, tan suyos… Y hay que ver los que son, que parece que no terminas nunca de hablar.
-¡María, por lo que más quieras, que los de Gaza y Cisjordania ya han empezando por su cuenta!
Con la paliza a caminar que me di hasta el Tíbet, y luego que si a Florida, que si a Rosario…
-¡María, deja las sábanas, coño, que con la que viene no se te van a secar!
Increíble, no falla, siempre hay alguien que no se entera de que se acaba el mundo.
-¡MARIA, MARIA! ¿Quieres dejar eso ya?
No puedo más, me rindo, otra profecía será. Está claro que ya no se respeta ni a la mismísima Apocalipsis.

Ni FIN ni leches.

10 comentarios:

  1. ¡Qué bueno cuentista!! Yo también voy hacer como María, no quiero saber nada de profecías jajaja. Bueno al final todo sigue igual y la vida continua...
    Gracias por hacerme reír en este día tan especial.

    Un biquiño amigo

    ResponderEliminar
  2. Siempre las profecías amigo, María tienen razón, olvida y vive el momento, total si es el final, nada importa.
    Querido amigo, junto a un gran abrazo te dejo un deseo de paz, amor y ventura junto a tus afectos.
    Luis.

    ResponderEliminar
  3. Una pinturita, cuentista. Me apresuré a leer y comentar, no sea cosa que se termine el mundo y yo me pierda tu talento. Seguramente, el día que se termine el mundo de verdad, va a tomar a todos como a María... Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. FERNANDO, que ocurrente y oportuno pero la vida continua, no perdamos el tiempo en tonterias y disfrutemos como si fuera el último dia!
    Felicidades querido amigo !

    ResponderEliminar
  5. Bravo por María! Si es que se nos olvida que cada día puede ser el último...
    Un abrazo, amigo,

    ResponderEliminar
  6. Muy buen enfoque de una profecía en la que no queríamos creer (si no crees en ella, no existe). El humor, la sonrisa acalla un tanto el miedo, la posibilidad de "y si de verdad se acaba..." Pues me ha gustado tu propuesta, como todos tus relatos, cuentos, poemas,... Está lleno de frescura. Personajes cercanos en los que es muy fácil vernos reflejados. Y me gusta seguir viva y venir a darme un garbeo entre lo amigos... FElLiZ NAVIDAD, Fernando.

    ResponderEliminar
  7. Hacía tiempo que no me pasaba por tu guarida. Parece segura para momentos de apocalipsis, al menos has sobrevivido... Desde el más allá, a mi me cogió la lluvia de meteoritos y me llevó por delante,puedo asegurarte sinceramente que ésto no está tan mal. No es como lo pintan, nada que ver a lo que dicen unos y otros. Lo mejor es que no hay facturas que pagar, ni hipotecas que firmar. Sólo echo en falta el tinto y me agotan los ángeles custudios, siempre tan encima...¿Qué querrán? Por lo demás, pasas desapercibido, nadie te conoce, ni reconoce. En fin, otro día te cuento más. Ahora tengo hora para la sala de vapores y llego tarde, aunque aquí el tiempo es eterno, siempre andamos muy ocupados. Salu2 por allá, amigo.

    ResponderEliminar
  8. Tal como dice el refranero, Fernando, no hay peor sordo que el que no quiere oír.

    Me ha gustado tu punto de vista para encarar el fin del fin.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. Fernando:
    Un excelente micro, que nos hace ver que pase lo que pase, más nos vale siempre estar ocupados en lo nuestro.
    Te envío mis más fervientes deseos de que tengas un feliz Navidad junto a tu familia.
    Del mismo modo, hago votos para que la llegada del Año Nuevo marque el inicio de la consecución de tus objetivos más deseados.
    Un abrazo enorme, mi amigo.

    ResponderEliminar

Este blog también se alimenta de tus palabras. Gracias por comentar.