Páginas

sábado, 14 de julio de 2012

Una cucharadita



UNA CUCHARADITA

***

En un pequeño cuarto de estar:
-Cuando sea mayor voy a estudiar medicina, ¿sabes?
-Muy bien, hijo.
-Estudiaré mucho, más que nadie.
-Eso está muy bien, hijo.
-Y voy a inventar un montón de medicinas para curar a las personas que no pueden andar, y para curar a las personas que ya no tienen bien la cabeza, y para…
-¡Isabel! -se oye desde la cocina-. ¿Has terminado de darle la sopa a tu abuelo?
-¡Ya casi acabamos, mamá! Vamos, abuelo, abre la boca. Una cucharadita más… Ya está… ¡Ah!, y también para curar a las personas que no saben comer solas.
-Claro que sí, hijo, muy bien.

***

16 comentarios:

  1. Un texto de una tristeza profunda, dolorosa, de las que arañan el alma, Fernando.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro.
      Sí que hay un componente de tristeza, pero rodeado de mucho cariño.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Sí...
      Gracias, colegui.
      Un beso.
      (Sigo cruzando dedos, jaja)

      Eliminar
  3. ¡Qué bonito Fernando!!! Me encanta como en unas pocas frases eres capaz de describir tanta dulzura y ternura. Felicidades cuentista, por este pequeño relato tan humano y conmovedor.
    Un biquiño amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lúa.
      Me encante que te encante.
      Un biquiño.

      Eliminar
  4. ¡Buenísimo! Pusiste en pocas palabras toda la magia y la ternura inimaginable.
    Quedé conmovido,para colmo me falta poco para llegar a esa etapa.
    Un abrazo amigo y gracias por tanta ternura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Moli.
      Por lo de la edad ni te preocupes, estás hecho un chaval.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  5. Es tierno y es triste, la decadencia del cuerpo y, especialmente, de la mente... Dichoso quien tenga a su lado, en esos momentos, la inocencia llena de esperanza de un niño/a.

    ResponderEliminar
  6. Fernando:
    Con gran ternura has mostrado una realidad.
    Lástima que en vez de Isabel, muchas veces sea una enfermera quien diga lo mismo...
    Da mucha tristeza.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Arturo.
      Es triste, cierto. Sin embargo, me gusta creer que, afortunadamente, sigue habiendo muchas Isabeles en este mundo.
      Gracias, Arturo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola, Fernando. ¡Qué gusto que hayas pasado a ver mis garabatos! tu visita me ha permitido entrar a esta guarida y descubrir tus textos. Me voy con el sabor dulce de una cucharada de Isabel, hermoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya! Muchas gracias, Paola. Es un placer tenerte por aquí, como lo es viajar por la magia de tus pinceles, y aprovecho para anunciar aquí que tu trabajo es una delicia. Espero que me visites en alguna otra ocasión.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. FERNADO. me parece muy bueno, ese niño tiene visiòn de futuro, debe estudiar y ademàs ser generoso y comprensivo con los adultos mayores.
    un texto muy realista ,besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Meryross, eres muy amable.
      Un besito, amiga.

      Eliminar

Este blog también se alimenta de tus palabras. Gracias por comentar.