Páginas

martes, 10 de julio de 2012

Pequeños cuentos muchianos: "Descanso nocturno"


 



("Repos de la nuit"
de Alphonse Mucha)









Pequeños cuentos muchianos:



"Descanso nocturno"



Me decían que yo era hermosa,
la más hermosa que jamás habían conocido.
Me ofrecían lo imposible,
lo real era insuficiente, ridículo.
Y arruinaban su alma en busca de la mía.
Me llevaba sus miradas, adheridas a mis pasos,
mientras recogían sus propios pedazos…

***

Ahora debo reír, reír, reír.
Él regresa a mi memoria y trae consigo el escarnio
Tan oscuro, tan seguro de sí mismo. Tan estúpido.
Inocentes mortales, ¿los ves?, me preguntó.
Sólo son marionetas y yo manejo sus hilos, añadió.
Vengo del infierno a por tu alma, dijo al fin.
Debo reír, sí, con todas mis fuerzas.
Ni el mismísimo diablo soportó mis caricias.
Fue él quien hincó su rodilla.
Fue él quien perdió su alma en el primer beso.
¡Demonio estúpido!
¿Dónde está ahora tu fuerza, tu poder?
No conocías la verdadera identidad del mal,
le dije, acariciando la tersura de mi propio rostro.
¿Por la belleza?, ¿por la belleza?,
se preguntaba él, perplejo ante su fin inminente.
Y un instante antes de hundirse
en los lodos negros del abismo,
su mano se aferró con fuerza a mi cuello.
Me río, sí, me río al recordar sus palabras:
Solamente de las entrañas,
de la que salga de tus entrañas,
saldrá aquella a quién podrás arrebatarle su belleza.
Pero te sentirás incapaz de hacerlo.
Me río, sí, ingenuo… ¿incapaz?
No me creyó tan cruel.
Y tú, trozo burdo de cristal, mal llamada luna,
¿me consideras cruel?
¡Ja!
¿Acaso el tiempo no es cruel?
¿Acaso la imagen que me entregas no es cruel?
¡Maldito hacedor de reflejos!
¡Yo me río de ti y me río de él!
Oh, silencio, silencio, ya vuelve en sí…

***

-¿Abuela?
-Oh, hija, ya despertaste. ¿Tuviste dulces sueños?
-Bueno… Fue un sueño muy extraño.
-¿Extraño?, ¿por qué no me lo cuentas?
-Verás, yo… yo soñé que era… que yo era tú.
-¿Ah, sí?
-Sí… Pero… ¿Qué te ha sucedido, abuela?
Tu… tu rostro, tan joven, me resulta tan familiar.
Debo estar soñando aún…
-Quizá tus sueños
no estén tan lejos de la realidad, querida.
Pero duerme, duerme un poco más…


Fin

 

16 comentarios:

  1. Me dejas sin palabras cuentista. Es un relato impresionante, oscuro y cruel. Tienes una mente un pelín retorcida (risas). Se te da muy bien lo terrorífico. Me ha encantado tu historia. Bravo y bravo!!!
    Un biquiño amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, vale, soy un poquitín retorcido (risas), será porque crecí escuchando a Black Sabbath (más risas).
      Muchas gracias por estar ahí, Lúa. Eres un Sol.
      Un biquiño para ti también.

      Eliminar
  2. Me quedé boquiabierto, esto va mucho más allá de la imaginación, ¿Lo haz escrito tu? El personaje me recuerda a mi suegra, (tan dulce ella)
    Excelente poema Fernando, me inclino ante ti.
    Sigo boquiabierto, Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Moli.
      Y sí, lo escribí yo, tengo esa curiosa costumbre (risas), pero te confieso que esa imagen de Mucha me chivó muchas cosas al oido.
      Saludos a tu suegra que no será para tanto, espero, y muchas gracias, amigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. FERNANDO me paralizò tu poema , me movilizò , sentì miedito....pero menos mal que ahì està EL MOLI con su comentario lleno de humor y pude relajarme un poquito.
    FERNANDO eres un escritor CON MAYÙSCULAS ...FELICITACIONES !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Siento lo del miedito...
      Muchas gracias por tus palabras, Meryross, que siempre me animan.
      Un beso, amiga.

      Eliminar
  4. Un texto con cuerpo de poema y alma de historia de terror, Fernando, en el que destaca la construcción del personaje y lo evanescente que puede resultar el detino.

    Gran pieza.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro!
      Muchas gracias por pasarte y dejarme unas palabras.
      Hoy tocaba algo oscuro, sí. Así lo dulce sabe más dulce.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Fernando... ¡Pobre niña! ¡Malvada abuela!
    Cuento de terror. Terrible cuento. Te deja descolocada: espectadora de injusticias.

    Un beso, aunque no te lo mereces... por crear personajes diabólicos: más malos que la mala, malísima madrastra de Blancanieves. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Petra.
      Me salió mala, la condenada, la verdad es que sí.
      Gracias por pasar por aquí y por el beso inmerecido (Risas)
      Otro para ti.

      Eliminar
  6. Fernando:
    Tu poema es demasiado tenebroso para mi gusto.
    Pactos con el innombrable nunca terminan bien. Y ya se vislumbra en la pequeña la llegada del mal.
    Es la antítesis de Nandi, sin dudas. Quien en sus desastres y muertes -al menos- nos deja una cuota de humor negro.
    Muy fuerte y duro el argumento. Tanto como bien contada la historia. Se nota que le has dedicado su buen tiempo a su construcción, pues salió muy buena. Cada vez te superas más, vaya mi felicitación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Arturo!
      Nada que ver con Nandi, no (risas).
      Gracias por pasar y por tu siempre completo comentario.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  7. Tal vez hoy día algunas modelos de pasarela harían el pacto. Y los millones de dólares justificarían la crueldad, para eternizar lo efímero...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magnífica lectura, Hugo. Lamentablemente, la belleza es demasiado importante en esta sociedad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. fernando:

    me gusta como trabajaste el suspenso y la maldad ;)
    pero es una gran muestra de tus poderes cuentistas y de los poderes de algunas personas en la realidad pueden adueñarse hasta de la vida, con tal de lograr sus ambiciones
    el tema de la belleza es casi macabro a veces y hay otros peores
    bueno leerte, porque siempre me deja especulando entre la ficción y el mundo que vivimos
    cariños amigo
    mabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mabek.
      Siempre es un placer tenerte por aquí, me gusta mucho el sentido que le das a mis escritos.
      Muchas gracias.
      Un abrazo, amiga.

      Eliminar

Este blog también se alimenta de tus palabras. Gracias por comentar.