Páginas

lunes, 25 de junio de 2012

Recetas de la Guarida: Corderito lechal a la sinsabor

RECETAS DE LA GUARIDA:
 
CORDERITO LECHAL
A LA SINSABOR


INGREDIENTES (PARA 6 PERSONAS):
-Un corderito lechal.
-Un vaso de agua.
-Un vaso grande de brandy.
-1 kg de mortadela de aceitunas.
-6 panecillos de leña.
-1 kg de zanahorias.

Nota:
Debes comprar un corderito que aún no esté destetado. En los días previos, lo sigues alimentando sólo con leche. Procura que los niños no se encariñen.

PREPARACIÓN:
Buscas un lugar adecuado para el desangrado: en el patio, sobre un sumidero.
El abuelo te entrega un cuchillo muy afilado y dice que este año te toca a ti. La abuela se encoge de hombros. Como nunca te atreviste a verlo no sabes hacerlo. El abuelo te lo explica en cuatro palabras y dos explícitos gestos y se va. La abuela se encoge de hombros y también se va.
Agarras al corderito que se llama Pichu, pues tus dos hijos ya le han puesto nombre. Pichu se mea sobre el sumidero, tú también. Pichu te lame, te atrapa en su mirada, bala tiernamente, parece sonreírte. La nuez recorre tu cuello de arriba abajo. Tratas de explicarle su papel en este mundo, te sudan las manos. Tus hijos aparecen repentinamente en el patio, te increpan. Aparece tu mujer que se lleva a los niños no sin antes mirarte como lo hacía Pichu. Aparece el abuelo, te increpa, te pregunta que a qué esperas. Aparece la abuela y se lleva al abuelo, no sin antes encogerse de hombros.
Por fin estás solo, te bebes de un trago el vaso de agua, y te bebes de un trago el vaso grande de brandy. Aprietas con fuerza el mango del cuchillo, respiras profundamente, cierras los ojos, te armas de valor y, sin pensarlo, realizas una rápida incisión de un extremo a otro de un panecillo de leña y lo llenas de mortadela de aceitunas. Repites la operación con el resto de panecillos. Sirves los bocadillos envueltos en papel de cocina.
¿Las zanahorias? Para Pichu, que deja de ser lechal.
Pichu te lame. Tus hijos te lamen. Tu mujer te lame. El abuelo se lame…nta. Y la abuela se encoge de hombros.

BUEN PROVECHO

22 comentarios:

  1. Jajaja me encanta ,gracias por las risas y este buen relato ,feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Mª Luisa.
      Feliz semana para ti también y bienvenida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Buen provecho Fernando.
    Somos lo que somos, imposible cambiar, el final estaba anticipado, ahora entiendo para que era la mortadela.
    Hermosa historia, gracias por la sonrisa.
    Un abrazo.
    PD: Imagino lo grande que está el cordero...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Moli.
      Efectivamente, somos lo que somos.
      Alimentarse de sonrisas es una magnífica dieta, me alegra contribuir.
      El cordero ya debe ser oveja y hasta el abuelo le tiene cariño.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  3. Que buen comienzo de semana. Así debería ser siempre. Con risas. Me recordó una vez que mi papá quiso, dije quiso, matar un pavo para Navidad, lo emborracho con ron y pero termino él bebiéndolo. Y no comimos pavo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, aquel pavo sufrió una pequeña resaca pero pudo ser peor para él. Me alegra que empieces bien la semana, espero que también la termines con alguna risa.
      Gracias, Ana.
      Un beso, amiga.

      Eliminar
  4. AYY FERNANDO QUE OCURRENTE! PERO ME QUEDO MAS TRANQUILA ,ES MAS LINDO DISFRUTAR DE LA TERNURA DEL CORDERITO QUE ADOBARLO Y COMÈRSELO.
    DE AHORA EN MÀS SERÈ VEGETARIANA....PERO AÙN NO ESTOY SEGURA, NO PUEDO RESISTIRME A LOS SABROSOS ASADOS ARGENTINOS
    BESITOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué dificil disyuntiva... Mejor acudir al carnicero, cuando ya no cabe lugar a ponerle nombre al bicho que te comas, ¿eh?
      Gracias, Meryross, un beso.

      Eliminar
  5. Después de leer tu historia ya no tengo ganas de volver a comer cordero. Ayss pobrecito, que destino cruel el suyo.
    Felicidades Fernando, cada vez me gusta más ese puntito tierno que le das a tus cuentos. Conviertes algo sencillo y(desgraciadamente) cotidiano en una fantástica historia.
    Bravo cuentista.
    Un biquiño amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que no tardas en volver a tener ganas cuando veas unas chuletitas... (risas).
      Gracias, amiga, por esta ahí.
      Un biquiño.

      Eliminar
  6. Hola, soy el cordero del cuento de Fernando.
    Esta técnica la aprendí del gatos con botas que aparece en una película y da muy buenos resultados, a punto tal que he abierto una academia para corderos lechales. Lástima que solo funciona con personas de buen corazón.
    Un saludo Beeeeee.

    ResponderEliminar
  7. Buenísimo, me ha encantado la receta. Seguro que yo lo cocinaría igual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Aurora.
      Y es que cocinar es tan duro a veces...
      Gracias por pasarte.
      Un beso, amiga.

      Eliminar
  8. Ha vuelto a aflorar tu subconsciente ecológico...te van a hacer Miembro de Honor en Greenpeace... Muchas risas, pero el relato no deja de tener su trasfondo macabro...Por aquí, el final feliz, generalmente, es para los comensales. Muy bueno, Fernando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que revisar mi subconsciente...
      Aquí los comensales (ejem, me incluyo) también suelen ganarle la partida a los corderos. Menos mal que existen los carniceros.
      Gracias, Hugo.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  9. Fernando:
    Muy bueno el cuento, sobre un tema que crea controversia entre las familias que no viven en el campo. Has descripto muy bien la disyuntiva que se presenta a la hora de carnear a un animal.
    Por suerte le has dado un final feliz.
    Conmigo, el pequeño Pichu se hubiera salvado también.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Arturo.
      Cuánto sentido de la realidad se pierde en la ciudad. Si a un niño de ciudad le pides que te dibuje un pollo, sin duda lo pintará asado.
      En cualquier caso, fue una suerte para Pichu no llamarse Roque.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  10. Fernando!!!
    Q tal? Antes q nada decirte q ha sido muy bueno lo del cuento, sin duda, una trama estupenda :D Menos mal que le has dado un final feliz!!
    Paso por aquí, porque no he podido hacerlo antes por falta de tiempo, para decirte q mi blog ha desaparecido... Si... por problemas técnicos... pero tengo otro nuevo, espero q pases por él y pronto y como siempre, me digas qué te parece ;) Puedes ver la url del blog en mi perfil.
    Muchos besos, me alegro mucho de que todo te esté yendo de maravilla.
    .Romiina^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Romina.
      Vaya, siento lo del blog, aunque ya veo que les has dando una rápida solución.
      Pasaré a verte, claro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Fernando me ha divertido. Me ha gustado cómo has desarrollado la escena. Cómo esa repetición de movimientos, de gestos de los personajes nos va marcando el paso del tiempo, la permanencia de las ideas. Todo termina bien, y Pichu vive: se rompe la cadena alimenticia. Nada se hace como se tenía que hacer, como marcan las costumbres...
    Interesante mensaje.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Petra.
      Gracias por tu comentario (muy majete) y por la visita, claro.
      Me gusta darle un poco la vuelta a todo, aunque luego no siempre funcione. A veces, igual, me paso de raro (risas).

      Un beso, amiga.

      Eliminar

Este blog también se alimenta de tus palabras. Gracias por comentar.