Páginas

miércoles, 30 de mayo de 2012

Autocrítica


AUTOCRÍTICA

Posiblemente esto sea innecesario, pero allá va.

En relación al último cuento, “¿Inteligencia? Artificial”, y tras la lectura de los comentarios, me he dado cuenta de que, en mi obsesión por sorprender, a veces, escondo demasiado la verdadera trama de la historia, el mensaje. Es como si dibujara caras falsas que ocultan su verdadero sentimiento. Parece que te sonríen pero... no lo hacen. Sí, en ocasiones, puede que me pase enmascarando el texto.

También me sucede que no me paro a pensar que en este mundo de los blogs, que ya voy conociendo tras cinco meses, vamos todos corriendo de un lado para otro, y no nos sobra el tiempo.

Es por ello que debería tratar de ser más evidente escribiendo, para facilitaros las cosas, amigos de la guarida. Pero, lo siento, yo no sé hacer eso. Soy complicado. A menudo se me vierten las ideas y salen cosas raritas y retorcidillas... ¿Qué le voy a hacer?

En definitiva, amigos, os pido que leáis de nuevo este cuento, más detenidamente. Aunque os advierto que quizá la segunda lectura, más pausada, no os guste; es muy probable que ya no os haga reír, lo que, por otra parte, fue mi pretensión original.

Gracias, camaradas.

Un fuerte abrazo.

El cuentista

(Ah, por cierto, os dejo una foto de un dispositivo de entretenimiento orgánico humano, para facilitaros las cosas).




9 comentarios:

  1. Mi opinión es que sí, que era innecesario presentar esta "autocrítica". Los textos salen de la imaginación de quien escribe, y luego, si los compartes, ya son de los lectores. Que cada uno de ellos encuentre en las letras los mensajes que le parezca. Siempre van a haber más de dos lecturas de cada cuento, no te preocupes por eso. Y es buenísimo sorprenderse de las cosas que la gente descubre en lo que has escrito, aunque nunca fuera tu intención. Y eso sirve para aprender, de los dos lados, del lector y del escritor. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, amigo: el cuento es del lector. Y el que escribe debe estar dispuesto a seguir aprendiendo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. HUGO buenisimo tu comentario opino exactamente igual eso de aprender de los dos lados tanto del escritor como del lector es tal cual.
    FERNANDO SIGUE PUBLICANDO LO QUE SIENTAS Y DEJA QUE TODO FLUYA...
    BESITOS

    ResponderEliminar
  3. Fernando no diré nada nuevo, Hugo y Meryross están en lo cierto, que cada quien encuentre lo que sienta, eso es democracia.
    Para mi que no tengo cerebro el cuento está perfecto.
    Un abrazo y sigue escribiendo así, que algún día las masas van a aprender.

    ResponderEliminar
  4. El que nace con la vocación de cuentista trae al mundo un don que está en la obligación de poner al servicio de la sociedad.
    FERNANDO SIGUE CONTANDO HISTORIAS, YO ESTOY ACÁ PARA LEERTE

    ResponderEliminar
  5. Fernando:
    La autocrítica es buena. Pero no es necesaria en este caso.
    De modo permanente puedo observar en los comentarios de mis textos interpretaciones diversas. Eso no quiere decir que yo haya comunicado mal o que los lectores no sepan interpretar un texto. Significa, en cambio, que cada cual ve lo que desea ver.
    Me viene a cuento un dicho que dice siempre un compañero de trabajo:
    "Al llegar al velorio, el tipo dice: ¡Qué risa, todos lloraban".
    Por último: en cualquier curso barato de escritura te podrán decir que la comunicación siempre es imperfecta.
    Si quisieras que haya una sola interpretación, entonces deberás escribir un manual de procedimientos e instructivos para cada tema (y también habrá interpretaciones variadas).
    Un abrazo, que todo está bien.

    ResponderEliminar
  6. Meryross, Moli, Arturo, un millón de gracias por estar siempre ahí.
    Arturo, muy bueno eso de "¡Qué risa, todos lloraban!", está muy bien traido.
    No hay que darle más vueltas al asunto, me lo habéis dejado muy claro, amigos.
    Ah, mañana tenemos a Nandi, el espectáculo debe continuar.
    Un fuerte abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  7. A los ingredientes de los Camaradas solo me cabe añadir "la tila"....es que son muchas emociones Maestro...
    Mucho amor es lo que hay en esta guarida, ojalá fueramos capaces de exportarla al, a veces, frio exterior.
    Besos mil, al Cuentista y a los Camaradas!!!!
    Jo....me emocianais taaanto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, afortunadamente, en esta guarida estamos bien servidos de ese cariño que tanto se echa en falta ahí fuera.
      Muchos besos para ti también.

      Eliminar

Este blog también se alimenta de tus palabras. Gracias por comentar.