Páginas

miércoles, 4 de abril de 2012

Nandi en la Era Mesozoica


 
NANDI
EN LA ERA
MESOZOICA





-Pase al despacho del doctor Ramírez, señora. No se preocupe, yo me quedo con su hijo
-Gracias. Pórtate bien, Nandi. Y no molestes a esta señorita.
-Vale, mamá.
-Buenos días, doctor.
-¿Qué tal, doña Angelines? Siéntese, por favor. Le hemos hecho venir porque ya tenemos los resultados del estudio que realizamos la semana pasada. Su hijo presenta un cuadro de parasomnia. Es decir, que sufre sonambulismo…
-¡Ay, Dios mío! ¿Nandi es sonámbulo?
-Tranquila, no se apure, no es grave. Con el tiempo se le pasará. Simplemente deben tomar una serie de precauciones.
-¿Precauciones?
-Sí. Verá, los sonámbulos no deben ser despertados: aunque no es frecuente, eso podría causarle algún daño a su hijo en el sistema nervioso. El niño debe llevar una alimentación sana y procurar que esté relajado para conciliar mejor el sueño. Procure no regañarle mucho en unos días, no llevarle demasiado la contraria, permitirle algún capricho. Ya me entiende
-Sí, claro, claro. Está bien, doctor.
-Vamos, vamos, anímese. No es para tanto. Vuelva a casa y haga su vida normal, como si no sucediera nada. Y recuerde, pase lo que pase, no debe despertar al niño.

-¿Qué te ha dicho el médico, mamá?
-Nada, hijo, que estás muy sano aunque que tienes que comer verdura.
-¡Puaj! Yo no quiero comer verdura.
-¡Tú comerás lo que yo te…!  Ay, Dios mío, que difícil va a ser esto. Cariño, tienes que comer cosas sanas y...
-¡Mira, mamá Pet&Pet Mascotas está abierto, vamos a entrar, corre!
-De eso nada, vamos para casa que tengo muchas cosas que… Está bien, un ratito solamente, ¿eh?
-¡Hombre, Nandi y doña Angelines! Mis mejores clientes. ¿Venían a por un nuevo Roque?
-Menos guasa, Herminio, sólo venimos a mirar.
-¡Mira, mamá, que perrito tan mono! Pobrecito, está solito…
-¡No!
-Jo. Lo siento perrito… ¡Mira mamá…!
-¡No…! Ay, señor. Bueno, está bien, si comes verdura, te dejo que elijas un animalito. Pero que no sea grande y que no haga ruido, ¿vale?
-¡Sí, sí, sí! ¡Gracias, gracias, mamá! A ver… ¿El gatito? ¿No? ¿Y si le tapo la boquita? ¿No? Jo. ¿El loro? ¿No? ¿Y si le enseño a no decir nada? ¿No? Jo.
-Si me permite, doña Angelines, hemos recibido unos lacertilios. Son pequeños y no hacen nada de ruido.
-¿Lacer… qué? Es igual, si es pequeño y no hace ruido me lo quedo… ¡Ah! ¡Virgen Santa! ¿Qué es eso?
-¡Hala, un dinosaurio! ¡Sí, sí, gracias, mamá! ¡Gracias, Herminio!
-¡Me mondo! Que gracioso eres, Nandi. Se llama iguana, ¿sabes?
-De eso nada, se llamará Roque.

-Vamos, hijo, termina la coliflor.
-No quiero más…
-Ay, Señor, dame paciencia. Está bien, anda, lávate los dientes y ve a dormir. Y quita ya ese bicho de la mesa, ¿quieres?
-Jo, mamá, no le llames bicho, pobre Roque... ¡Mira, qué risa, se come mi coliflor!
-¡Vete ahora mismo a…! A dormir, por favor, hijo.
-Anda, vamos, Roque. Qué rara está mamá, encima que me ayudas a terminar la verdura.
-Nandi, ¿ya estás acostado?
-Sí, mamá.
-Venga, un beso de buenas noches… ¡Ah! ¿Qué hace ese bicho, digo..., qué hace Roque en tu cama?
-Le estoy leyendo mis tebeos de exploradores.
-Pero, hijo, Roque no puede… No me mires así, Nandi. ¡Oh, cielos! De acuerdo, pero sólo por ser la primera noche. Mañana dormirá en su terrario. Duerme bien, hijo. Hasta mañana, cariño.
-Hasta mañana, mamá. Hasta mañana, Roque.

-Nandi, el tiranosaurio vendrá muy pronto a matar a Roque y acabará con todo aquel que lo proteja. Por eso, el consejo de la tribu ha decidido que Roque debe abandonar el poblado inmediatamente.
-¡No! No lo permitiré. Dadme unos días. Iré en busca del tiranosaurio y os traeré su corazón.
-Si así lo quieres… ¡Sea!
-¡Vamos, Roque, acabaremos de una vez con ese monstruo!
-¿Nandi? Nandi, hijo, ¿estás dormido? “Y recuerde, pase lo que pase, no debe despertar al niño”. Ay, señor, señor…
-¡Mira, Roque, es una cueva! Veamos que hay dentro.
-Nandi, hijo, eso es el frigorífico, ¿no me oyes?
-¡Oh, es el nido del tiranosaurio, ahí están sus huevos! ¡Que risa, Roque, como te gustan los huevos de tiranosaurio!
-¡Nandi, no, los huevos, no...! “Y recuerde, pase lo que pase, no debe despertar al niño”. Cariño, deja los huevos, por favor...
-¿Sabes que necesitamos, Roque? Una lanza.
-Por favor, Señor, haz que despierte de una vez.
-¡Ahí hay una! ¡Bien, ya tengo mi lanza!
-Nandi, cariño… ¿Dónde irá con la escoba?
-¡Cuidado, Roque, es un triceratops!
-Sólo es la televisión portátil, hijo, y eso son antenas…
-¡No, Roque, no te acerques a él, son muy agresivos! ¡No, maldita bestia, deja a Roque!
-¡La televisión, la escoba, la Virgen! ¡Nandi…! “Y recuerde, pase lo que pase, no debe despertar al niño”.
-¡Ja! Eso te enseñará a no meterte con mi amigo, Roque. ¿Qué es eso? ¡Mira, Roque, por ahí hay un claro en el bosque, vamos!
-¡Nandi, no, la ventana, por Dios, que vivimos en un octavo! “Y recuerde, pase lo que pase, no debe despertar al niño”. Nandi… Nandi, hijo, por favor, por favor, baja de ahí, ¿quieres…?
-¡Ahí abajo está el tiranosaurio, en el fondo del precipicio! ¡Mira, está atacando a ese pobre iguanodonte! ¡Intenta llevárselo a rastras! ¿Cómo dices, Roque? ¿Qué ese iguanodonte es tu madre?
-Nandi, hijo, ¿no iras a tirar a la iguana por la ventana…?
-¡Ve con ella, Roque! ¡Madre de Roque! ¡Madre de Roque, allá va su hijo!
-¡Nandi, no te asomes más! “Y recuerde, pase lo que pase, no debe despertar al niño”. Nandi, por lo que más quieras, hijo, no…
-Roque ya ha debido llegar con su madre, yo ahora me agarraré a esta liana y caeré por sorpresa sobre el tiranosaurio. Parece que está un poco suelta...
-¡Nandi, no! ¡Es un cable de alta tensión! ¡No! ¡NOOOO! “Y recuerde, pase lo que pase, no debe despertar al niño”. ¡Y una mierda, doctor! ¡Ahhhh, te tengo! ¡Dios mío, por qué poco! Yo te mato, condenado.
-¡Ay, ay! ¿Mamá? ¿Qué ha pasado? ¿Quién ha roto la tele? ¿Por qué estás tan roja y respiras tan deprisa? ¿Y por qué me escuece tanto el culo? ¿Y dónde está Roque?

-Menos mal que contraté el servicio de asistencia 24 horas.
-Así es, caballero, y no se preocupe: en un periquete remolcamos su vehículo hasta el taller y le llevamos a su casa.
-Muchas gracias… ¡Ah, que susto, coño! ¡Mi coche, qué golpe! ¿De dónde ha salido ese bicho? ¡Joder, qué asco! Me ha puesto la camisa perdida de sustancia viscosa…
-Menudo lagarto, ha debido caer de algún tejado. No se preocupe, la chapa de estos coches es muy dura. Bueno esto ya está. ¡Dale, Juan, que ya lo tengo enganchado!
-Voy… -¡Cuidado, jefe, el cable de alta tensión, viene hacia nosotros! ¡Corra, apártese!
-¿Qué cable?

FIN (el de Roque por traumatismo múltiple; el de la primera y última grúa de la empresa Grúas Gómez y el del Volkswagen averiado que arrastraba, ambos achicharrados; el del carbonizado jefe del último trabajo de Juan; y el de la falsa creencia de que a los sonámbulos no se les debe despertar).

19 comentarios:

  1. ¡Qué bueno cuentista!! Casi me parto de risa. Nandi es tremendo, la que ha liado con su insomnio. Me encanta tu manera de contarlo, tienes un sentido del humor buenisimo. Has alegrado una tarde que estaba siendo bastante aburrida. Felicidades por tu historia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lúa. Nandi es tremendo, sí, y me satisface mucho saber que te ha sacado un ratito del aburrimiento. De eso se trata finalmente. Un beso.

      Eliminar
  2. Con tanta risa he tenido un lapsus, queria decir sonambulismo en vez de insomnio jeje. Lo he vuelto a leer y me encanta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Risas)Bueno, oye, algo de insomnio hay, que se lo pregunten a doña Angelines. Cuídate!!

      Eliminar
  3. Finísimo humor...negro! ja ja Nandi está en los albores de pasar a la pantalla grande, ¿no lo crees? y...¡Prohibida la entrada al sanatorio!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sanatorio? ¿Es una sutil proposición, quizá? En cualquier caso, nos falta un nuevo Roque... Nandi en el cine sería algo parecido a Daniel el travieso, supongo. Ahora, de pronto, me lo estoy imaginando en el rodaje de una película... No me hagas mucho caso, es tarde y tengo sueño. Mil gracias, amigo.

      Eliminar
  4. podrias enviar a NANDI a la ARGENTINA ? ME ENCANTARÍA HACER TRAVESURAS CON EL.
    UN ABRAZO !!!

    ResponderEliminar
  5. Cuentista; ¿que bicho queda ahora para Nandi? Estuvo muy bueno, ¡Que genialidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Moli. No queda ningún "bicho". A ver que proponen los camaradas.

      Eliminar
  6. Jajajaa, me encanta Nandi y la imaginación que le pones, para crear tan escalofriantes y divertidas situaciones..¡Feliz día a tod@s! =)

    ResponderEliminar
  7. Bravo!!!..... Ole, ole,ole.....Nandi en el rodaje, en el sanatorio, en la escuela o en el parque de bomberos....donde sea, pero que siga siendo!!!!!!!
    Gracias cuentista!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Risas) Gracias mil. Seguirá, seguirá... Haremos que Nandi deje su huella en cada uno de esos lugares, tan sólo nos faltan los Roques, hay que ir proponiendo nuevos animalitos...

      Eliminar
    2. Hola! Yo hablé de cine para que se empiece a rodar la película de Nandi, en base a los textos del Cuentista, y de sanatorio, por la pronta venida del hermanito de Nandi... En cuanto a propuestas de Roques, desde el comienzo dije que pensaba que la última reencarnación sería en un ser humano... Tal vez la presencia de un bebé transforme toda esa "mala suerte" en algo así como ternura...ojalá.

      Eliminar
  8. (Risas) Aclarado! Vale, tomo nota, la última reencarnación en ser humano y con algo menos de "mala suerte", al menos para Roque, pero por ser precisamente eso, la última, dejaremos que tarde en llegar, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, creo que nos lo tenemos que merecer!!!!! Hay que trabajarse un poquito más la refinitiva reencarnación de Roque!!!! :))))

      Eliminar
  9. Holaaa!!!!... uf... uf... tarde pero llego!... pues, qué te voya a decir que no te hayan dicho ya los camaradas?? es que, desde luego nuestro pequeño exterminaroques nos tiene a todos en el bolsillo.
    Este cuento me ha encantado, pues ya sabemos también que Nandi es sonámbulo, y que no le hace ascos a los bichos verdes que tanto me lo dan a mí,...

    Yo, proponiendo siempre, pues para mi desgracia no me falta imaginación, metería a Nandi en una corrida de toros, a ver si con un poquito de suerte acaba con la "fiesta nacional"

    Sigue asi cuentista, eres un soplo de aire fresco en este mundo bloguero!
    Feliz finde!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, ¿corrida de toros?, es que ahí ya le dan el trabajo hecho a Nandi. Bueno, veremos que se me ocurre... Gracias, Luz. Feliz finde para ti.

      Eliminar

Este blog también se alimenta de tus palabras. Gracias por comentar.