Páginas

martes, 20 de marzo de 2012

Nandi en el Zoo


Nandi en el Zoo


-¡Hola, Angelines, cariño! ¿Qué tal estáis? ¿Nosotros? Bien, bien, como siempre. Y el pequeño Víctor, ¿qué tal? Que rico… Claro, claro, ahora que se siente seguro correteará por todas partes y querrá cogerlo todo… Normal… ¿Nandi? Bien, muy bien. Hecho un trasto. ¿Cómo?  ¿Qué os vais al Zoo? Ah, pues os hará muy buen día… ¿A Nandi? Ni se te ocurra, hermana. Tú estás loca. Con este niño no hay quien… Que no, que de ti me fio, cariño… Ya, ya sé que eres su madrina, pero… ¿Estás segura? Bueno, de acuerdo, tú verás… Vale, mañana por la  mañana te le tengo listo. Un beso, cariño, adiós, adiós…

-Sube detrás, con el primo.
-Víctor es un bebé, ¿a que sí, tía Angelines?
-Sí, cielo, es un bebé. Y como tú eres el primo mayor tendrás que cuidar de él.
-¡Vale! Y le puedo enseñar todos los animales, ¿a que sí?
-Sí, cielo, todos los animales. Porque tú sabes mucho de animales, ¿verdad?
-¡Sí!, los conozco todos.
-¿Has visto, tío Pedro, todo lo que sabe tu sobrino?
-Miedo me da este niño…
-Ay, Pedro, como eres. Anda, conduce…

-¡Yo le llevo de la manita!
-Vale, Nandi, pero con cuidado, ¿eh? Que es muy pequeño.
-¿No están un poco alejados?
-Calla, Pedro, que miedoso eres, chico.
-Mira, primo Víctor, los flamencos. Corre, tócalos.
-¡Sí, sí, los encos!
-¡Víctor, hijo, no se tocan los animales!
-Te lo dije, no te fíes de ese monstruito…
-Ay, Pedro, calla y deja a los chiquillos. Mira tu hijo que bien se lo pasa.
-Mira, primo Víctor, los pelícanos. Corre, tócalos.
-¡Sí, sí, los ícanos!
-¡Víctor, no se tocan los animales!
-Verás, verás al final como…
-Ay, Pedro, calla de una vez.
-Mira, Víctor, las hienas. Corre, métete por ahí y las tocas.
-¡Sí, sí, las enas!
(Tranquilos, amigos lectores, tranquilos).
-¡Niños, vamos, venid! ¡Es hora de comerse los bocadillos!
-Jo. Venga, primo Víctor, a comer.

-¡Mirad, niños, van a dar de comer a los osos polares! ¿Habéis visto, la mamá oso tiene una cría pequeñita, pequeñita…? ¿Niños? ¡Víctor! ¡Nandi! ¡Ay, mi madre, que no están!
-¡Te lo dije, Angelines!
-¡Calla, Pedro, y busca a los niños!
-Mira, primo Víctor, por esa puerta se entra a la casa del oso polar.
-¡Sí, sí, el opolá!
-Vamos a asomarnos. Mira, tiene un hijito. ¡Hala, que pequeño! Es igualito que Roque… ¡Es Roque! Vamos, primo Víctor, vamos a meternos dentro. ¡Ahora, primo, ahora, coge al oso polar pequeñito!
-¡Si, sí, el opolá eeñito!
-¡Niños! ¿De dónde coño habéis salido? ¡Fuera de aquí! ¡No, no bajéis al foso! ¡Juan, deprisa, sujeta a la madre!
-¿Qué la sujete? ¡Joder, jefe!, ¿qué quiere, que la abrace?
-Corre, primo Víctor, corre, que te come el oso polar.
-¡No, no, el opolá, no!
-¡Juan, ayúdame, la osa…! ¡Mi pierna!
-¡Ya voy, jefe, ya voy!
-Pero, ¿dónde vas?
-¡A por el botiquín, jefe!
-¡Idiota…! ¡Ay!
-¡Víctor, Nandi! ¡Por fin! ¿Dónde estabais?
-Ahí, viendo los pingüinos…
-¿Los pingüinos? Ay, estos niños… Bueno, vámonos a casa, que ya es tarde.
-Le daba una azotaina…
-Calla, Pedro, no seas burro.

-Venga, Nandi, sube al coche. Anda trae tu mochila… Nandi, ¿te comiste el bocadillo?
-Sí, tía Angelines.
-Pues hay que ver lo que pesa esta mochila.
Ochila opolá eeñito!
-Calla, primo, no seas chivato. ¡Víctor se ha cagaó!
-¡Vaya por Dios! Toma, Nandi, dale tu mochila al tío Pedro para que la meta en el maletero, y mientras le limpio el culo a tu primo. A ver, hijo… Pues no parece que huela mal…
-Toma tío Pedro. Ten cuidado con Roque… digo con la mochila, ¿eh? Trátala con cariño, ¿vale?
-¿Cómo? Vamos, mocoso, métete en el coche. No te fastidia, este crío… Voy a tener cuidado, sí. Ya lo creo... ¿Quiere cariño? ¡Pues toma cariño! ¡Ahí va la puñetera mochila! Y ahora, con cuidado, todo lo demás encima de la mierda de la mochila. Hasta las herramientas… ¡Hala, con cariño! Me cago hasta en el fabricante de la mochila… No te jode… ¿Será posible?, que tenga cuidado…

FIN (El de Roque por sufrir daños incompatibles con la vida, el de la mochila de Nandi por lo mismo, el del matrimonio de la tía Angelines y el de la pierna del jefe del último trabajo que tuvo Juan)

24 comentarios:

  1. Ayyyy que se me vierten los lagrimones de la risa!!!! Nandi es un niño tremendo, pero es que espera que crezca un poco el primo....lo del tio Paco con la mochila se queda en nadería!!!!
    Buenísimo cuentista!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Digo Pedro.....lo ves ....al final se vertieron los lagrimones y me nublaron la visión!!!!:-))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que elemento, este Nandi. No sé yo si al final tendré problemas con alguna asociación pro derecho de los animales. Espero que tengan sentido del humor... Gracias mil. Un besito.

      Eliminar
  3. Cuentista, eres una máquina infernal de arruinar vidas y personas y animales, ¿o es Nandi? Me arrepiento de haber pensado que la reencarnación final sería en un ser humano, no, no, no, ya hablaríamos de asesinato...Genial y divertido a más no poder. Gracias por hacernos reír!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Yo? Ha sido Nandi, lo prometo.
      Mil gracias, Hugo.

      Eliminar
  4. FER...QUE BUEN SENTIDO DEL HUMOR TIENES!!!
    ME MANTUBO EXPECTANTE HASTA EL FINAL.... MUY CREATIVO
    ALUCINANTE!!!

    ResponderEliminar
  5. ¿Muy bueno!¿Debemos agradecer a Rosa por la idea del oso?, lo esencial en esta historia que este no sufrió daño, lástima la cria, pero no todo puede ser perfecto en la vida.
    Los personajes de Pedro y Angelines están a la altura del relato.
    Gracias maestro por todo lo que estoy aprendiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, tienes razón, esto funciona por vuestras aportaciones, en este caso, la de Rosa. ¿Maestro? Uf! Muchas gracias, Moli, pero no creo serlo.

      Eliminar
  6. Bueno, bueno... Os gusta, os gusta.... Pero nadie se atreve a proponer un nuevo Roque, ¿eh?

    ResponderEliminar
  7. Yo, con permiso del "respetable", sólo puedo decir una cosa: -Ay que me descojonooo!!

    ResponderEliminar
  8. Imagino que podría hacer tu pequeño monstruo en un circo, rodeado de animales de gran porte, como por ejemplo un paquidermo.¿y si le agregamos un personaje más, como por ejemplo un payaso?
    Te la dejo picando, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Circo, elefante, payaso... Casi me das el cuento hecho, amigo (risas). Elefante me gusta. Le preguntaré a Nandi a ver donde esconde un Roque de cien kilos. Gracias, Moli.

      Eliminar
  9. Hola!!
    Soy nueva por estos lares, y desde luego que ha merecido la pena conocer a Nandi, menudo peligro público!! jejeje!!
    Pobrecito Roque, o mejor dicho oopolá eeñito!!

    Tengo que investigar sobre Nandi, me que quedado con ganas de más. Te puedo proponer yo algo? Nah, una cosa sencillita. Nandi en un parque temático tipo Jurasik Park, que lo mismo se encapricha de un diplodocus o un rex,... ahí dejo la cosa,...

    Un placer haber descubierto esta singular guarida.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Luz, camarada. ¡Bienvenida a esta guarida! Por ayudarte en esa investigación nandiana, te digo, de momento hay tres cuentos: Nandi, Nandi en el Supermercado y Nandi en el Zoo, con diferentes Roques. Llegará un Roque elefante y, ¡uf!, luego tu Roquesaurio. Se me acumula el trabajo -me encanta-.
      Un placer tenerte aquí, amiga. Muchas gracias.

      Eliminar
  10. Cada vez me gusta más Nandi y creo que deberías hacerle un club de fans yo me apuntaría la primera. Me encantan tus historias y tu guarida. Un abrazo Fernando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lúa. La verdad es que el enano se está haciendo querer. Lo del club de fans, es curioso que lo digas, ya está en ello nuestra amiga Cristina Rubio, por mi estupendo, estoy a vuestra disposición.
      En cuanto a que te encante... no sé, supongo que debo estar haciendo algo bien, pero -muy sinceramente- sobretodo estoy teniendo suerte de encontrar gente estupenda que ha decidido pasar por aquí.
      Así que, muchas gracias, amiga, de verdad. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Jooooolines!!!!! Si es que Nandi......es superfragiliisticoespialidoso.......qué bonito es compartir experiencias de las que nutren el alma!!!!!
    Adelante con el club de fans. Sigo recapitulando ideas.....
    Cuentista, ¡tio!, dejate querer...¡qué eres muy bueno!.....casi tanto como Nandi!!!

    ResponderEliminar
  12. Imagino un título: "Nandi lleva a Fernando Rubio de las narices", ¡Tiembla Fernando!!

    ResponderEliminar
  13. ¡Ay Nandi, Roque y el escritor que los ha parido a los dos!. Me encanta, de verdad. ¿No has pensado en hacer una recopilación? hay concursos de cuentos infantiles, donde Nandi triunfaría. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pepi. Tengo pavor a los concursos: no me gusta perder (risas)

      Eliminar

Este blog también se alimenta de tus palabras. Gracias por comentar.