Páginas

miércoles, 28 de marzo de 2012

Nandi en el circo





NANDI
EN EL CIRCO


-Muy bien, niños, escuchad, ahora vamos a ir todos a la carpa principal, en fila, de dos en dos. No os despistéis. Venga, seguidme.
-¡Mira, Pepillo, las jaulas de los animales!
-Tenemos que ir con el resto del colegio, Nandi.
-Será sólo un momento, vamos.
-Mira, Nandi, los leones.
-Sí, los tienen en una jaula justo al lado de ese elefante pequeñín. Pobrecito elefantito,  le han encerrado aquí solito. Yo le llamaría Roque. Mira está llorando, debe echar de menos a su mamá.
-¿Roque? Vaya nombre, además yo creo que tiene conjuntivitis, como mi padre. Y lo tienen aislado para que no contagie al resto de elefantes...
-Qué sabrás tú, Pepillo.
-Bah, esto es un rollo, me vuelvo con los demás.
-Pues adiós.
-Nandi, como no vengas te la vas a cargar.
-Bah, tonterías. No te preocupes, Roque, yo te haré compañía. Pobre, no llores. Me da una pena… ¿Sabes qué? te voy a soltar para que vayas con tu mamá. A ver… aquí hay un montón de botones que pone open, y yo sé mucho inglés. Open es abrir… ¿Cuál será el de tu jaula? Voy a probar con estos dos...
-¡No, niño! ¡No! ¡No pulses ahí! Se comunicarán las jaulas y los leones no han comido todavía… ¡Nooo, no, ese botón tampoco, es el de los elefantes problemáticos! ¡Qué alguien detenga a ese niño! ¡Dios mío, los elefantes están sueltos y corren despavoridos! ¡Alarma! ¡Alarma!
-Mira, Roque esa que viene por ahí debe ser tu mamá. Jo, qué mala leche trae. Mejor me escondo aquí, dentro de este armario. ¡Hala, está lleno de escopetas!

-¡Los elefantes están fuera de sí! ¿Has traído los dardos tranquilizadores?
-¡Alguien ha cerrado por dentro el armario de los rifles!
-¡Maldita sea, hay que ponerse a salvo!
-¡Corre Toni, lleva a los orangutanes al tren de los payasos, yo voy a por los chimpancés!
-¡Ok! Ya habéis oído, chicos, vamos Rufus, vamos Cholo, vamos Princesa, Gigante, Demonio, Morritos…
-Eh, vosotras, las taquilleras, ¿dónde vais? Que no cabemos.
-Si yo os he visto meter hasta cuarenta payasos…
-Es un truco, por Dios… ¡Ay, no empujen!
-¡Haced sitio, qué vienen los trapecistas!
-¡Coño, por lo menos deja los perritos fuera, Lupe!
-¿Y los payasos?
-¡Debajo de tu culo, señor forzudo!
-Uf, hay humo, ¿quién se ha puesto a fumar ahora?
-Jo, es que había estado practicando para el número del Faquir…
-Andrés, podías haber dejado el conejo dentro de la chistera…
-Qué quejicas son los malabaristas, oye.
-Claro como vosotras sois contorsionistas.
-¡Que cerdo, hombre bala, vamos ni tu cañón!
-Lo siento, la presión en el estómago…,  y como comí coliflor…
-Ahí llega Gustavito, el domador conquense: ya estamos todos.
-No, aún falta el director y ese nuevo…  ¿Juan?

-… ¡Les ruego que disculpen al gran domador Gustav el ucraniano! ¡Más tarde estará con nosotros…! ¡Ahora el espectáculo debe continuar! ¡Damas y caballeros! ¡Niñas y niños! ¡Recién llegados de la lejana y enigmática Pakistán, tengo el placer de presentarles a los más increíbles acróbatas que jamás hayan visto sus ojos! ¡Con todos ustedes los hermanos Saleem! ... ¡Los hermanos Saleem! ... ¡LOS HERMANOS SALEEM! ... Pues parece que tampoco salen los puñeteros hermanos… ¡No pasa nada, querido público! ¡El espectáculo nunca se detiene! ¡Mientras los hermanos Saleem terminan de prepararse, les presento a la cuarta generación de los payasos más famosos de la historia del circo y a sus desternillantes aventuras en el Tren Chiflado! ¡Damas y caballeros! ¡Niñas y niños! ¡Dispóngase a reír como nunca! ¡Un fuerte aplauso para los hermanos Faressi! … ¡Los hermanos Faressi! … ¡LOS HERMANOS FARESSI! … ¡Mierda, cojones, me cago hasta en los lápices de colores!
-Jefe, baje el micrófono, hombre, que se oye todo por el megáfono.
-¿Ah, sí? Pues toma, Juan, para ti el micrófono, yo me voy a mi caravana a emborracharme.
-Pero, Jefe, ¿y yo que digo?
-Me importa un carajo.
-¡Ejem! ¡Era… era una broma de nuestro director, una broma, estimado público! ¡Esto…! ¡Yo…! ¿Se saben el chiste del niño que va a explorar con su pollito…? ¡Bueno, tampoco es para ponerse así…! ¡No me tiren cosas, jolín! ¡Miren, miren, ya llegan los elefantes…! ¿Y el domador? ¡La Virgen, como corren esos bichos! Ay, madre… ¡Una estampida! ¡Sálvese quien pueda!

-Parece que ya se han ido. Ya puedo salir. Anda, Roque no está y en su jaula están ahora los leones. ¡Qué risa, los leones se están poniendo morados de filetes! ¡Qué brutos, cómo se pelean por esa enorme salchicha gris! Qué raro, no hay nadie, y ya se han ido los del colegio y no me han esperado. Mamá me va a poner el culo… Bueno, total, como ya llego tarde de todas formas, buscaré a Roque. ¿Roque? ¿Roque? ¡Hala, que birria de circo, está todo caído! Por eso se habrán ido tan pronto. ¿Dónde se habrá metido Roque? ¿Roque? ¿Roque? Claro, se habrá ido con su mamá. Qué pena, no he podido despedirme de él…

FIN (el de Roque, dedicado a formar parte de la cadena alimenticia, el del aplastado jefe del último trabajo de Juan, el de las existencias de tranquilizantes en la ciudad, y el del circo en cuestión como no podía ser de otra manera).

16 comentarios:

  1. Gracias cuentista, muy bueno, solo te tiré dos personajes y tu incluiste un montón.
    Puede ser que algún cuento, ¿Pedro, salga ileso?.
    (Sólo es un comentario)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El Nandi es una máquina de destrucción, pero hay una omisión culpable de parte de padres, maestros, guías, responsables del circo...no se puede culpar de todo a un niño...¡Grande, Cuentista! No disminuye el interés ni la calidad de los relatos.

    ResponderEliminar
  3. Este niño empieza a necesitar, con urgencia, una Educadora Social y yo conozco a una "buenísima"!!!
    Qué estupenda manera de empezar la mañana. Me ha encantado!!!!
    Gracias cuentista!!!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, amigos!!! (Moli, supongo que te refieres a Roque). Cuando imagino las aventuras de Nandi se me pone el gesto que tengo en mi foto de este blog. Ahora a pensar en el Roquesaurio. Abrazos para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, puse Pedro, no se porque. La vejez me está afectando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. QUE OCURRENTE ERES FER !!!...ME DA TERNURA LEERTE...
    CARIÑOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mil, amiga. Lo que dices me anima mucho a seguir.

      Eliminar
  6. Jajajaja, auténtico como siempre!!! Pero pobre Roque no?? Me he reido un monton!!

    Cristy, no sé yo como acabaría la Educadora, no le demos ideas..XD Besosss

    ResponderEliminar
  7. Vaya ensalada que ha montado Nandi en el circo, porque a mí la estampida me ha recordado eso, una ensalada de gente corriendo por todas partes, vestidas de lo mas variopinto, jejeje!!
    Pobre elefantito, ya me da cargo de conciencia haberte insinuado algo del roquesaurio, que es una especie, ahora sí, en peligro de extinción!!!

    Muy buena la historia, levantas los ánimos dibujando en nuestra cara sonrisas de buen humor.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Majísimo tu comentario, muchas gracias, Luz. Veremos que pasa con el próximo Roque... Un beso.

      Eliminar
  8. A mi me ha herido especialmente la sensibilidad la frase "cómo se pelean por esa enorme salchicha gris", si seguimos así, las aventuras del Nandi se convertirán en una saga aún más sanguinaria que la de Viernes 13. :-) Genial, como siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Risas) Me gusta mucho que hayas mencionado precisamente esa frase. No sé en que parte de mi cerebro brotó, pero esa ídea llegó en el último momento, en la última revisión del texto. Y cada vez que veo la imagen que he colgado..., lo siento, me da la risa (como a Nandi).

      Eliminar
  9. Me estoy acostumbrando a visitar tu blog al terminar la tarde, es que así cada vez que encuentro a Nandi, me "escacharro" de reír y duermo mejor.
    ¡Vaya telita de niño!.
    Estupenda la saga "Nandi" Fernándo, estupenda. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me hace muy feliz formar parte de tu rutina y ayudarte a dormir bien. Estupenda tú, Pepi. Un beso.

      Eliminar

Este blog también se alimenta de tus palabras. Gracias por comentar.