Páginas

lunes, 13 de febrero de 2012

El microbio Zenobio

(Una secuela... menos infantil)

EL MICROBIO ZENOBIO
(LA NUEVA AVENTURA DE
LA BACTERIA VALERIA)





La bacteria Valeria tiene una cita.
Una cita con su novio, el microbio Zenobio.
Valeria limpia su cápsula y peina sus flagelos.
Quiere estar muy, muy guapa.

Los novios han quedado en las fosas nasales.
-¡Qué linda estás Valeria! –piropea Zenobio.
-Y tú que mono; eres tan chiquitín…
Dan un paseo hasta el paladar para contemplar la lengua, dónde se conocieron.
Zenobio aún recuerda a Valeria llegar en aquel enorme chupa-chups morado.

Aquel mar de papilas gustativas les despierta los instintos, y se besan.
Se besan mucho, y, de lo demás, mucho también.
Y se revuelcan: por las amígdalas, por la laringe, por el páncreas.
Tanto se revuelcan que llegan hasta el píloro.
Y allí se besan mucho, y, de lo demás, mucho también.

Al fondo de un estrecho túnel ven la luna llena, tan iluminada...
Es un momento muy romántico, piensa Zenobio,  contemplando a Valeria.
Y Valeria sonríe, -vas a ser papá –le anuncia.
De pronto, son dos Valerias las que miran a dos Zenobios.
Luego son cuatro y luego ocho, y dieciséis, y treinta y dos…

-No me canso de hacer esto –dicen varios millones de Valerias.
-Ni yo, amor mío –añaden varios millones de Zenobios-. Además, ¿qué hay de malo en quererse?
-Nada en absoluto… Uy, que gustito, me viene otra vez:
¡Flop! (o como quiera que sea el sonido que produce la división celular)

Manolo Chorretes tiene fiebre y tose mucho.
Y su mamá tiene fiebre y tose mucho.
Y su papá también, y sus abuelos y sus tíos…
Y todos los niños de su colegio tienen fiebre y tosen mucho.
Y sus mamás, y sus papás también, y sus abuelos y sus tíos.
Y todos los niños de la ciudad tienen fiebre, y tosen mucho…

Y aquí dejo el cuento y me voy a la cama.
Pues creo tener fiebre, y no dejo de toser.

FIN

12 comentarios:

  1. Jijijiji.....autentico total......y hasta aqui puedo escribir pues creo tener friebre, y no dejo de toser!!!! (es lo que tiene la globalización, que traspasa las fronteras digitales, upsss)

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja una unión prolífera la de Valeria y Zenobio; muy simpáticos ellos menos cuando hacen subir la fiebre y toser jejeje. Hasta los bichitos minúsculos celebran su San Valentín ¿eh?

    ResponderEliminar
  3. Muzaz gaciaz pod doz comentadioz, amigaz. ¡Atchis!

    ResponderEliminar
  4. OOOOOhh! qué bonita historia de amor... Visto así pasaré las gripes con menos disgusto :-)

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡Necesario y urgente iniciar una campaña preventiva sobre planificación familiar, "televisoras" (medios de comunicación), "métodos anticonceptivos", "pastillas del día siguiente" y a fin, unidos, para combatir esta pandemia!!!

    Felicidades!! Un gran blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita y por tu divertido comentario, amigo Anónimo.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Con tu permiso séguire hurtando en tu humor, tus pensamientos y tu filosofía...

      Eliminar
    3. Por favor, estás en tu casa. Muchas gracias por tu amabilidad, amigo.

      Eliminar
  6. Patricia Arijon Blanco7 de junio de 2012, 16:20

    muy lindo cuento me gusto mucho los nombres valeria y zenobio,un cuento muy original!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Patricia. Me alegra saber que te ha gustado. Espero volver a verte por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Me encanta esta continuacion de La Bacteria Valeria.. Es magnifica!

    ResponderEliminar

Este blog también se alimenta de tus palabras. Gracias por comentar.