Páginas

domingo, 4 de diciembre de 2011

De Jos y Jis

(por Fernando Rubio Pérez)

DE JOS Y JIS

Titapresu ya no se ligaba a los perros, cerdos, caballos, gatos y demás bestias de la comarca como acostumbraba. Últimamente, al reír, Titapresu espantaba a todos los varones, los cuales recelaban de su aparente feminidad. De nada le servían los lazos ni demás floripondios.
Titapresu se sentía cansada. Llevaba casi un año viajando: un largísimo viaje hacia el Polo Norte. Con sus pequeñas patitas había atravesado campos, mares, desiertos y ciudades de más de cien mundos, de más de cien cuentos. Titapresu debía encontrar a Santa, entregarle sus jos antes del día señalado y recuperar sus anhelados jis. Titapresu llegó por fin. El elfo de la garita la reconoció de inmediato.
-¡Hola, Titapresu! Te estábamos esperando –le dijo el elfo.
-¡Hola, Manolo! –saludó Titapresu.
-Menudos gilipollas los de la F.R.O.P.F.S.L.* –le dijo el elfo.
-Ya te digo –respondió Titapresu.

Finiquitado

*(Fábrica de Risas y Onomatopeyas para Personajes Ficticios y Seres de Leyenda)
**(A verrr, para quién le cueste un poquito, decir que Titapresu es la Ratita presumida y Santa, joer, pues Santa Claus).


1 comentario:

Este blog también se alimenta de tus palabras. Gracias por comentar.