Páginas

martes, 13 de diciembre de 2011

Análisis de villancicos 2


(por Fernando Rubio Pérez)

“Ande, ande, ande que he comido pavo,
todas la vecinas me chupan el rabo”

Primeras deducciones

Silencio y estupor.

Analítica del contenido

¡Coño con los inocentes cantares navideños!
Este villancico se canta en primera persona del singular del pretérito perfecto de indicativo. Primera persona. Del singular. Silencio. Ósea, YO. Pues en Navidad, yo no he comido pavo en mi vida (que recuerde). Silencio. Y con las vecinas hola y adiós en la escalera y punto. Las vecinas se entenderán con el camello ese que va cargado de chocolate, que con la droga vete a tu a saber lo que consigue.
Además, YO, que no pienso cantar ese villancico, al menos soy hombre. Porque si YO fuese una mujer, ¿cómo sería el villancico?: ¿ande, ande, ande que he comido rabo, todos los vecinos…etc? Ojo, ojo, ojo con el etc.

Conclusión

Cuidadín con la bota de María que al vino le deben echar éxtasis.

Y a ver que cantamos estas navidades, ¿eh?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog también se alimenta de tus palabras. Gracias por comentar.